domingo 23, febrero, 2020
Home / Opinión / Sociedad / Fabián Tablado, el femicida de las 113 puñaladas, saldrá libre en febrero de 2020

Fabián Tablado, el femicida de las 113 puñaladas, saldrá libre en febrero de 2020

COMPARTI POR WHATSAAP O MAIL

por Fabián Retamar

Iban juntos a la escuela nocturna N°1 Marcos Sastre de Tigre y eran novios desde hacia algún tiempo. Aquella noche del lunes 27 de mayo de 1996, ella pidió a los celadores que la dejaran salir para ir a visitar a un primo enfermo y él pidió permiso para irse más temprano porque supuestamente tenía que ir a una cena familiar.

Sin embargo, mintieron para irse juntos a la casa de él, porque sus padres y hermanos, realmente habían ido a cenar a la casa de un familiar. Fabián Gerardo Tablado, en aquel momento tenía 20 años y su novia, Carolina Aló estaba por cumplir los 17.

Llegaron a la casa, subieron a una de las habitaciones en la Planta Alta y tuvieron relaciones. Luego se desató una violenta discusión y ocurrió el fatal desenlace. El la persiguió hasta llegar a la cocina en la planta baja, donde comenzó a golpearla salvajemente. Luego, con tres cuchillos, un formón y una cuchilla grande, la mató brutalmente con un total de 113 puñaladas.

Se manejaron varias hipótesis sobre los posibles motivos del brutal homicidio, pero eso ahora importa poco. El final dejaría en el cuerpo de Carolina unas 40 puñaladas en los brazos y en las manos. También tenía muchísimas heridas en la cabeza y en el tronco.

Tras el asesinato, Fabián se cambió de ropa y fue a la casa de su mejor amigo. “Le metí diez puñaladas” le confió a su compañero. Incrédulo, el amigo llamó a casa de Carolina para preguntar si estaba allí. Atendió el padre, que le confirmo que Carolina no estaba, pero el llamado le resultó extraño y quedó preocupado… más aún porque ya era la hora y su hija no había vuelto a casa… Se decidió a ir al colegio. Al no encontrarla fue a la casa de Fabián y al ver los móviles policiales supo que algo malo había pasado.

La policía logra detener al feroz asesino porque luego de la confesión, su amigo le recomendó esconderse debajo del puente situado en la calle Tedín, en Tigre, donde lo recogería un remiss. En realidad, cuando Fabián se fue hacia ese lugar, el amigo, entre asustado y dubitativo, dio aviso a la policía.

Efectivos de la comisaría 1º de Tigre fueron a buscar a Fabián e hicieron sonar la bocina tres veces: esa era la señal para que saliera del escondite. Se vio rodeado y fue detenido sin ofrecer resistencia.

Uno de los peritos policiales le dijo al padre de Carolina, “Conte 80. No puedo contar más. Jamás vi algo así” El perito se disculpó, y se retiró del lugar. En total fueron 113 heridas cortantes.

“Prometí en la tumba a mi hija, que iba a ser la sombra de este chacal. Hace casi 24 años que recorro los tribunales para que no salga más y no entiendo qué sucedió ahora para que a este psicópata asesino lo liberen antes”, dijo Edgardo Aló, el padre de la chica asesinada al enterarse que el femicida sería liberado en pocos meses más.

El 28 de febrero de 2020, Fabián Gerardo Tablado recuperará su libertad, tras haber cumplido su condena de casi 24 años en prisión. Será así porque en la causa, se le realizó el cómputo diferenciado que preveía la ya derogada Ley 24.390, más conocida como “Ley del 2×1”, vigente al momento del hecho.

El femicida estando preso continuó relacionándose con mujeres, hasta que en 2006 se casó en el penal de Florencio Varela con Roxana Villarejo, una docente con quien tuvo mellizas, sin embargo la relación fracasó y se separaron.

Ella lo denunció por maltrato psicológico y por amenazas telefónicas, tanto a ella como a su madre. En un juicio abreviado que culminó el 21 de noviembre de 2013, el juez Correccional de San Isidro Facundo Ocampo, lo condenó a otros dos años y medio de prisión, declarándolo reincidente y fijando una pena única de 26 años y 6 meses de prisión que debía terminar de cumplirse a fines de 2022.

En el primer juicio, el de la muerte de Carolina con 113 puñaladas, no existía la figura del femicida y el caso -en el que ni si quiera se considero que hubiera ensañamiento o alevosía- terminó caratulándose como “homicidio simple”.

Fue uno de los casos policiales más resonantes de la historia criminal argentina y si estaba olvidado, seguramente pronto será rescatado de la memoria colectiva.

COMPARTI POR WHATSAAP O MAIL

TE PUEDE INTERESAR

Hay una urgencia

Hay una urgencia por rescatar la esencia y los valores solidarios. Hay una urgencia por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *